RESEÑAS

EL CÍMBALO DE ORO || RESEÑA

12 diciembre 2017

Título: El Címbalo de Oro
Autor(a): Ramón Valdés Elizondo
Serie: Flor Negra
Editorial: Gran Travesía
Fecha de publicación: Marzo 2013
★★★★
Ajbeh, un poderoso y anciano hechicero, encuentra en la selva a una joven agonizante. Ha sido golpeada y violada salvajemente por un grupo de desconocidos. El anciano lleva a la muchacha a su casa y, haciendo uso de sus conocimientos, la ayuda a recuperarse.

Con el tiempo, se convierte en su aprendiz. Ahora se llamará Boox Nikté o Flor Negra.

Poco a poco, la chica se adentra en los misterios de la magia y, tras la muerte de su maestro, se ve obligada a emprender un viaje al inframundo para recuperar una misteriosa reliquia. En el camino deberá enfrentar fuerzas malignas que pondrán a prueba sus habilidades y su destino.

El címbalo de oro es la primera entrega de una trilogía llamada "Flor Negra" la cual tiene una ambientación en el mundo del Mayab. La verdad, este libro superó con creces mis expectativas ya que no esperaba mucho de la historia pero valió la pena darle una oportunidad.

Todo empieza con Ajbeh un hechicero, aunque yo lo veo más como un gran conocedor de las propiedades curativas de las plantas quien está muy apegado a la naturaleza, quien un día encuentra a una mujer muy malherida y la lleva a su casa para así poder curarla, esta mujer que al parecer no recuerda nada de su pasado se queda un largo tiempo en casa de Ajbeh para ayudarlo en lo que necesite en parte porque no tiene un lugar a donde ir y en parte como agradecimiento por lo que el hombre anciano hizo por ella. Debido a su falta de memorias Ajbeh decide nombrarla como Boox Nikté, que significa Flor Negra, y pronto se convierte en su aprendíz. Y a partir de ahí Boox Nikté emprende un viaje de enseñanzas y aprendizaje para algún día tomar el lugar de Ajbeh

—Todo lo que existe tiene un nombre, es lo que le da esencia, lo hace parte del universo. Algo que no tiene nombre es como si no existiera...

Quiero decirles, por si no lo había dicho antes, que yo vivo en Mérida, Yucatán, México ¿por qué se los digo? porque honestamente no soy una persona que esté consiente de su cultura, y no es porque no quiera, simplemente es porque nunca tuve a alguien que me acercara a las tradiciones mayas y este libro de alguna forma hizo que me interesase un poco más la cultura maya.

Recordó que había dos árboles que siempre crecían juntos: el chechén y el chacá. El primero era considerado un árbol nefasto y venenoso. El segundo, su contraparte, la cura para los terribles males que infligía el chechén. La leyenda de estos árboles contaba la historia de dos hermanos, dos príncipes; uno de carácter violento y amante de la guerra; el otro amable y estudioso de las artes médicas. Los dos se habían enamorado de la misma princesa, por lo que entablaron un combate muerte a muerte en el que perecieron. Al final, los dioses decidieron regresarlos al mundo. Al primero lo convirtieron en el terrible árbol chechén, especie temida y venenosa de la que se cree incluso su sombra puede causar la muerte. Al segundo lo convirtieron en el chacá, un bello árbol de madera clara y follaje delicado. Su savia tiene propiedades curativas y es el único remedio a la ponzoña del chechén. Para que ambos espíritus encontraran paz y equilibrio, los dioses hicieron que junto a cada chechén creciera un chacá. Así, la furia de uno sería equilibrada por la mansedumbre del otro, y además su ejemplo sería una importante lección para el resto de los hombres: los extremos usualmente comparten las mismas raíces.

Lo que más me gustó del libro fueron todas las leyendas e incluso esas explicaciones de las tradiciones mayas, ya que en el mundo maya todo tiene un por qué. Sinceramente pienso que México es un país con muchísima diversidad cultural y poco a poco nos estamos olvidando de nuestras raíces. Así que si algún día tienen la oportunidad de leer este libro o algún otro esté ambientado en el Estado en el que viven, léanlo, les aseguro que los sorprenderá gratamente.

1 comentario:

  1. ¡Hola!
    Primera vez en tu blog y vale decir que me encantó, así que por aquí me quedo ♥

    No había oído antes de éste libro y no puedo dejar de relacionarlo con la autora argentina Liliana Bodoc y su Saga de Los Confines. Ella trabaja el género fantástico con base en la cultura ancestral y la presencia del anciano hechicero es clave! Disfruto mucho que géneros tan populares puedan mezclarse con elementos atípicos para acercarnos a nuestra historia.

    ¡Abrazo!

    ResponderEliminar